Me encanta el espíritu de epNetwork y su tenacidad positiva para convertir las ideas en realidad

Gregor Schäpers es miembro desde hace mucho tiempo de la red empowering people. Network (epNetwork) y fue uno de los ganadores del premio empowering people. Award (epAward) en 2013. Fundó su negocio, Trinysol en 2006 y lo hizo crecer desde cero combinando la acreditada tecnología solar de los reflectores Scheffler (1) con un novedoso enfoque empresarial. En los últimos 2 años, él y su equipo han dado algunos pasos importantes y han preparado el negocio para un futuro prometedor.

 

La historia comienza en 1998 cuando Gregor fue a un pequeño pueblo mexicano llamado El Sauz (Cardonal) para realizar su servicio civil en el extranjero. Durante los dos años siguientes, organizó proyectos sociales en esta región rural y comenzó a experimentar con pequeñas cocinas solares. Después de completar su servicio, estudió Estudios Regionales de América Latina en Alemania hasta 2003. Ya que creía en el potencial de los reflectores Scheffler más grandes para construir mejores hornos, luego regresó a México dónde también conoció a su esposa. Hasta el día de hoy, sigue viviendo en El Sauz entre reflectores solares y agaves, junto con su esposa y sus tres hijos.

¿Cuáles fueron los desafíos durante la fase de inicio de su negocio?

Antes de empezar mi propio negocio, había trabajado durante dos años en una gran fábrica metalúrgica ya consolidada. Pero como su futuro pasaba por un periodo de incertidumbres, mi área —la tecnología solar— dejó de recibir promoción. Así que decidí dar el salto y fundé mi propio negocio en el terreno de mi suegro. Inicialmente, no tenía emplazamiento, ni personal, ni dinero, ni siquiera un permiso de trabajo.

Gregor se toma un momento para reflexionar junto a una instalación de reflectores solares.

¿Cómo siguió adelante? ¿Y por qué los reflectores Scheffler?

Conozco muchos modelos y enfoques de reflectores solares, pero el reflector Scheffler es el tipo más asequible ya que dispone de un buen diseño. Aunque el inventor, Wolfgang Scheffler, (2) y su esposa, Heike Hoedt, están trabajando con mucho esfuerzo en su distribución, todavía no han conseguido una amplia aceptación. Esperaba poder hacer una contribución desde México con nuestro taller. La combinación de una tecnología útil y prometedora y la creación de un trabajo para mí mismo fueron las dos principales motivaciones para fundar el negocio.

Así que empecé con máquinas sencillas y usadas que compré en línea y algunas máquinas que construimos nosotros mismos. El taller consistía en un gran techado con paredes hechas de troncos de agave. Para poder permitirnos construir los reflectores Scheffler en los siguientes años, primero tuvimos que construir portones, marcos de ventanas, vallas y sistemas solares de agua caliente, que todavía seguimos haciendo nosotros mismos hasta el día de hoy. A lo largo de los años, hemos tenido proyectos particulares y ahora ya estamos estableciendo una producción en serie permanente: ¡nuestro mayor hito! En la fase inicial, tuvimos un proyecto muy instructivo con los reflectores Scheffler financiados por la asociación suiza, globosol, que promueve proyectos solares, y aporta mucho apoyo práctico y moral por parte de los promotores. Otro hito es el uso de los reflectores en las tortillerías y en nuestra propia producción de jarabe de agave con energía solar.

La fabricación de un reflector solar requiere tiempo y destreza, y esto de aquí es sólo una parte del proceso.

¿Qué comentarios está recibiendo de la comunidad?

Los usuarios tienen que hacer una inversión en sus reflectores, pero merece la pena. Al usar la luz solar, no tienen que pagar por combustibles fósiles como el gas. Todos nuestros clientes utilizan sus sistemas de manera intensa y están muy satisfechos.

Por ejemplo, la madre de un tortillero me dijo que inicialmente le aconsejó a su hijo que no instalara reflectores en su techo ya que pensaba que sería una pérdida de dinero. Aproximadamente un año después de la instalación en la tortillería de su hijo, ella lo felicitó por la inversión porque se dio cuenta de las ventajas de esta tecnología: para los tortilleros, no se trata necesariamente de poder hornear más productos, sino de producir la cantidad habitual de manera más económica y sin depender del constante incremento de los precios del gas en México; y esto es posible con los reflectores Scheffler.

Durante los últimos años, ha podido ampliar y renovar el taller; ¿cómo ha podido hacerlo realidad? ¿Qué novedades ha introducido?

En 2016, tuve la oportunidad de hacerme cargo de un viejo, pero gran taller en Cardonal, que no se había utilizado desde hacía varios años. Es unas 20 veces más grande que el taller en el que empezamos y está equipado con muchas máquinas grandes de metalistería para fresar, plegar, etc. Muchas de estas máquinas han sido traídas de Alemania y Europa, por lo que son duraderas. Pero primero tuvimos que devolverle la vida al taller renovando toda la instalación eléctrica y el tejado de la nave de 800 m². Reorganizamos las máquinas, instalamos nuevas máquinas y un almacén central, y fijamos rutinas de producción eficientes. Con nuestro moderno taller estamos ahora construyendo una primera serie de pruebas de reflectores Scheffler de 12×16 m². Para ampliar nuestra cartera, también hemos construido dispositivos agrícolas, sistemas solares de agua caliente y ofrecemos un servicio de reparación. Independientemente de estos hitos técnicos, venimos proporcionando desde hace algunos años un trabajo permanente a 25 personas.

¡Felicitaciones por este gran logro! Usted también estuvo entre los ganadores del epAward en 2013. ¿Cómo ha afectado esto a su negocio?

Trinysol y nuestro trabajo son percibidos de manera diferente. Aunque la tecnología de los reflectores Scheffler tiene más de 30 años, no es demasiado conocida y es recibida con mucho escepticismo. El epAward nos ha dado y sigue dando credibilidad y reconocimiento a nivel exterior, además de confirmarnos que estamos haciendo las cosas bien. Siemens Stiftung, una institución global, ha evaluado nuestro trabajo positivamente y ve el potencial.

Gregor habla con el finalista del epAward 2019, Malek Zuaiter de Mind Rockets Inc., y Mauricio Gnecco de ASOGAGOMUY en Colombia en la más reciente ceremonia de entrega de premios en El Cairo.

¿Cómo se siente al ser miembro de epNetwork?

Es muy enriquecedor en el sentido de que uno está en contacto con otros empresarios y puede crear amistades. Los miembros trabajan en diferentes países en condiciones completamente distintas y en proyectos muy dispares, pero, sin embargo, todos persiguen sus metas con proyectos innovadores y con un sentido de la tenacidad muy positivo. Por tanto, el contenido del empowering people. Workshop y el empowering people. Onsite resulta muy útil. Estas reuniones con amigos y el equipo de cooperación para el desarrollo de epNetwork son siempre un buen recordatorio de que estamos trabajando juntos por un mundo mejor. Los emprendedores sociales tienen que estar conectados para poder crear cooperaciones sostenibles.

Hablando de buenas cooperaciones: ¿en qué consiste su cooperación con el Instituto Fraunhofer, miembro de epNetwork?

Hace 20 años, me topé por primera vez con los hornos solares y, finalmente, con los grandes reflectores Scheffler cuando realizaba un proyecto de estufas de leña en zonas rurales. El concepto y la implementación del Instituto Fraunhofer con su solución, la estufa de leña WAFFCO (3), fue muy convincente para mí. En el pasado, las estufas de leña se han construido a menudo con ladrillos combustibles ineficaces. Dado que la estufa se construye completamente en acero por el Instituto Fraunhofer, podemos manufacturarla a la perfección con nuestras máquinas y ofrecerla como un paquete completo. Con una WAFFCO, las familias, las panaderías y las queserías pueden cocinar más fácilmente y de forma ecológica. Quedé entusiasmado con la WAFFCO cuando la vi en la ceremonia de entrega de premios epAward 2016 en Berlín, así que me puse en contacto con el instituto y conduje hasta Stuttgart para coordinar la cooperación unos días más tarde. En la cocina de nuestro taller, hemos estado cocinando en una versión ampliada de la WAFFCO para más de 25 personas cada día. Hemos iniciado la producción de pequeñas series en la segunda mitad de 2019.

Gregor, gracias por su tiempo y conocimientos y le deseo lo mejor a usted y al equipo de Trinysol.

(1) Los reflectores solares pueden utilizarse para hornear, cocinar o freír todo tipo de alimentos y para generar vapor. Basados en el tipo Scheffler, están construidos con secciones de acero que presentan 16 m² de aluminio altamente reflectante. Alimentados por un motor controlado por sensores, el reflector gira siguiendo el curso del sol. La energía concentrada puede utilizarse para calentar una placa de aproximadamente 1 m² o un horno a 180-250 °C en aproximadamente una hora.

(2) El físico austriaco Wolfgang Scheffler (*1956) ha estado desarrollando el reflector parabólico ‘Scheffler’ desde los años 80, principalmente en África y Asia.

(3) Combustión sin residuos ni combustible

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!
Confirmation requested
Our website uses the "Google reCAPTCHA" to prevent spam comments. Since you have not given your general consent to cookies, you must confirm that you want to comment and that you agree to allow cookies to be set and data to be transferred to Google.