Soluciones de baja tecnología para luchar contra el hambre

Hamid Oubir vive con su familia en una pequeña localidad del norte de Marruecos. Para vender sus productos en el mercado, necesita ir a la ciudad más cercana a primera hora de la mañana varias veces a la semana. Si Hamid Oubir quiere evitar que las frutas y verduras se echen a perder, tiene que hacer caminatas de tres horas a pie para llegar al mercado. A esto hay que añadir la pérdida financiera que se produce cada vez que sale de sus tierras para ir al mercado.

Tecnologías sencillas para fomentar el desarrollo rural

Muchas familias de zonas rurales se enfrentan a los mismos desafíos que Hamid Oubir. En las regiones en vías de desarrollo, una cuarta parte de los cereales y más de la mitad de los cultivos de frutas y vegetales acaban estropeándose debido a las malas condiciones de almacenamiento y procesamiento. Por este motivo, el desarrollo rural integral y la producción agrícola sostenible desempeñan un papel crucial en la lucha contra el hambre. Sin embargo, la falta de acceso al agua y a la electricidad, así como la ausencia de instalaciones para almacenar sus productos, complica a los agricultores como Hamid Oubir el objetivo de reducir los productos en descomposición y de satisfacer adecuadamente sus necesidades y las de sus familias.

Hamid Oubir con su familia y el Evaptainer.

En este sentido, las innovaciones tecnológicas sencillas pueden desempeñar un papel clave. En particular, los emprendedores sociales —empresas emergentes cuyos objetivos están dirigidos hacia la influencia positiva de sus actividades empresariales en la sociedad— así como las empresas semilla universitarias están desarrollando soluciones muy interesantes en todo el mundo.  Por ejemplo, los pequeños agricultores podrían almacenar sus productos a largo plazo utilizando soluciones sencillas de refrigeración o de silos, para así venderlos de manera más rentable y poder seguir alimentando a sus familias durante más tiempo, incluso después del período de cosecha. Esto ha sido lo que ha inspirado a Spencer Taylor para desarrollar el Evaptainer, una tecnología de refrigeración móvil sin electricidad para mantener los alimentos más frescos y durante más tiempo y que cuesta menos de 30 dólares.

Hamid Oubir probó estos refrigeradores de diseño sencillo. Después de usar el Evaptainer durante un corto periodo de tiempo, constató un ahorro de entre el 4% y el 5% extra cada mes. Evaptainer no solo ayudó a mantener sus productos frescos durante más tiempo sino que además este ahorro de tiempo tuvo un impacto positivo en su vida y en su productividad. Este ejemplo muestra el impacto que las tecnologías sencillas pueden tener en la vida diaria de las regiones en vías de desarrollo y cómo se puede luchar contra el hambre a largo plazo con pasos pequeños pero sostenibles. El objetivo es ayudar a las personas a mantenerse por sí mismas y a obtener el máximo provecho de lo que producen.

La política, las empresas y los ciudadanos necesitan desarrollarse conjuntamente

Para lograr el éxito y un alcance más amplio de dichas soluciones se requiere al mismo tiempo apoyo político, participación económica, responsabilidad individual y oportunidades educativas. Algunas medidas como la distribución de la propiedad de la tierra y el desarrollo de procesos descentralizados en la producción agrícola son responsabilidad de los líderes políticos. Sin embargo, otras medidas individuales para asegurar los medios de subsistencia en la cadena de valor agrícola, incluido el establecimiento de relaciones comerciales sostenibles, a menudo pueden ser realizadas por los habitantes locales con solo algo de apoyo externo. Además, las tecnologías sencillas pero eficaces desempeñan un papel importante. No solo facilitan el duro trabajo manual y mejoran el rendimiento, sino que a menudo también crean una base para el trabajo remunerado e impulsan las perspectivas económicas de las personas.

Conocimiento práctico interconectado para una mayor eficiencia

La empowering people. Network de la fundación Siemens Stiftung persigue el objetivo de encontrar emprendedores sociales que aporten soluciones alentadoras, sostenibles y de baja tecnología —como el Evaptainer— para conectarlos con sus colegas, promocionarlos de manera sostenible y hacerlos visibles para otros socios potenciales. Un aspecto esencial es lograr el mejor uso posible de los recursos locales y apoyar a las pequeñas empresas locales en el desarrollo de una estrategia corporativa prometedora. La transferencia de conocimientos y mejores prácticas, la aplicación real de las innovaciones tecnológicas en las condiciones locales respectivas, así como la creación de puestos de trabajo que aporten valor y su mantenimiento es lo que motiva e impulsa a los miembros de la red. Lo ideal sería que todo esto se tradujese en proyectos modelo que fuesen adaptables a nivel local y que ofreciesen a las personas de diversas regiones la oportunidad de mejorar sus condiciones de vida.

La base de datos de la red incluye actualmente unas 100 soluciones probadas en nueve categorías distintas: desde las energías renovables hasta las tecnologías de la información y la educación, pasando por el reciclaje, el ahorro de agua y la salud. Otro foco de atención es la agricultura, en la que muchos de los inventores y desarrolladores se enfrentan al problema del hambre utilizando soluciones propias para ayudar a mejorar la situación alimentaria en las regiones en vías de desarrollo.

La bomba Barsha de aQysta funciona según el principio de bombeo en espiral, utilizando la energía cinética del molino de agua para transportar el agua a mayores alturas sin necesidad de disponer de partes mecánicas activas para crear la acción de bombeo.

EOS International ha producido un sistema de riego por goteo que cuesta 20 dólares y distribuye eficientemente el agua a una parcela de 50 m2 utilizando materiales locales que se encuentran fácilmente en las zonas rurales de Nicaragua.

Tecnología sencilla para fomentar la agricultura sostenible

Las soluciones agrícolas dentro de la red se extienden a lo largo de toda la cadena del proceso agrícola —empezando por el uso de la tecnología de riego para los campos— que puede duplicar el cultivo y que incluso puede llegar a quintuplicarlo. En este aspecto, por ejemplo, la bomba Barsha realiza una valiosa contribución. Utilizando un molino de agua de 1,5 m de altura, puede bombear hasta 40 000 litros de agua al día a mayores alturas sin necesidad de ningún otro mecanismo adicional. El sistema de irrigación por goteo de EOS es una alternativa de bajo costo a otros costosos riegos por goteo más sofisticados. Solo implica la sustitución de los componentes comerciales del sistema de riego por artículos de uso cotidiano asequibles. Esta solución ya se está utilizando con éxito en todo el mundo.

La mitad de la tierra cultivable del mundo es cultivada por pequeños agricultores. Sus necesidades, desafíos y condiciones de trabajo son, por lo tanto, un punto de partida clave para lograr cambios positivos a largo plazo. Es precisamente aquí donde las empresas sociales que utilizan tecnologías sencillas marcan la diferencia en el día a día, permitiendo a los agricultores trabajar de manera más eficiente, actuar con mayor independencia y mejorar las condiciones de vida de sus familias y comunidades.

¿Quiere saber más cosas sobre las soluciones y los innovadores que hay detrás de ellas? Visite nuestro sitio web y póngase en contacto con nosotros.

Sobre el autor

Rolf Huber | Director gerente del consejo de administración de la fundación Siemens Stiftung

Rolf Huber es director gerente del consejo de administración de la fundación Siemens Stiftung. Junto con sus compañeros del consejo de administración Nathalie von Siemens y Klaus Grünfelder, es responsable de la implementación operativa de los objetivos definidos por la fundación Siemens Stiftung. Esta fundación fomenta el desarrollo social sostenible, para lo cual el acceso a los servicios básicos, una educación de calidad y una comprensión de la cultura local son condiciones necesarias.

Dentro del consejo de administración de la fundación Siemens Stiftung, Rolf Huber es responsable de la cooperación para el desarrollo del área de trabajo, con el objetivo de reducir los déficits que existen en los servicios básicos y fortalecer las estructuras sociales necesarias.

Antes de incorporarse a la fundación Siemens Stiftung, Rolf Huber trabajó para Siemens AG desde 1989. Allí ocupó diversos cargos en las áreas de prensa y relaciones públicas, así como en marketing y desarrollo de recursos humanos en los departamentos de comunicación internacional de la compañía. De 2009 a 2012, Rolf Huber residió en Johannesburgo (Sudáfrica), y fue responsable de los programas de RSE de la compañía, así como de las relaciones con los gobiernos del continente africano.

Rolf Huber completó su grado de máster en Estudios Americanos, Ciencias Políticas y Ciencias de la Comunicación en la Universidad Ludwig Maximilian de Múnich y en la Universidad de Carolina del Norte, Estados Unidos.

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *