Emprendeduría educativa #1: Un biblioteca para todos

Los eduemprendedores son empresarios del sector educativo que están cambiando la vida de millones de personas en todo el mundo. El cambio digital ofrece, en particular, muchas oportunidades para avanzar y remodelar los enfoques analógicos existentes, a la vez que desarrolla nuevas ideas y consejos útiles que permiten a los niños y adultos acceder a la educación. Esto se aplica tanto a los sistemas escolares de los países occidentales como a las oportunidades educativas en las regiones en vías de desarrollo. En una serie de blogs en dos partes, le presentaremos a dos eduemprendedoras de la base de datos empowering people. Network. Ambos comparten sus soluciones, sus desafíos y lo importante que es mantenerse en la buena senda con ideas y tecnologías educativas.

Hoy Isabel Sheinman, que ha formado parte del proyecto “Library For All” (biblioteca para todos) desde el principio, comparte su historia con nosotros en el epBlog.

Isabel, “Library For All” tiene como objetivo poner al alcance el conocimiento y las oportunidades para los niños de los países en vías de desarrollo, que tienen un acceso limitado a materiales educativos. ¿En qué punto de su proyecto está ahora mismo?

Mi equipo y yo hemos trabajado durante cuatro años para construir una plataforma de biblioteca digital que sea globalmente escalable, con contenido altamente localizado por paises. Nuestra solución está diseñada para brindar a los lectores de todo el mundo acceso a libros en dispositivos que ya poseen, como teléfonos inteligentes de bajo coste y tabletas android. 2017 ha sido un año decisivo para nosotros. Después de cuatro años de prueba y error, finalmente hemos construido una solución de software que estamos seguros satisfará las necesidades de nuestros lectores y proveedores de contenido a nivel mundial.

Suena a que ha sido un año muy exitoso, Isabel.

Sí, lo ha sido. Además, hemos llevado a cabo un proyecto piloto en 2017 llamado “talleres de escritura”, un nuevo método para adquirir contenido para nuestra biblioteca. Decidimos probar estos talleres como una solución para hacer frente a la oferta extremadamente limitada de contenidos en los idiomas locales que ponen a disposición los editores. Hemos probado el modelo en Haití, con el objetivo de producir nuevos libros infantiles en criollo haitiano para nuestra biblioteca. A través de nuestros talleres piloto, hemos movilizado a más de 50 aspirantes a autores haitianos y hemos creado 260 libros infantiles originales en criollo haitiano. Se trata de un modelo que ahora podemos adaptar y aplicar para crear contenido destinado a los otros grupos de idiomas a los que sirve nuestra biblioteca.

Alumnos que usan sus teléfonos inteligentes y tablets de bajo costo para acceder a la biblioteca en línea y educarse individualmente.

¡Realmente increíble! ¿Pero 2017 también ha presentado muchos desafíos?

Sí, por supuesto. El mayor desafío al que nos enfrentamos el año pasado fue la obtención de fondos. Estamos en una etapa interesante de nuestro desarrollo —más allá de una fase piloto, pero que aún no ha alcanzado de verdadera magnitud—, lo que hace que la búsqueda de fundaciones y socios corporativos se convierta en un reto. Por el lado positivo, nuestros retos en la recaudación de fondos nos han llevado a impulsar el diseño e implementación de fuentes de ingresos que habrán de sustentar nuestra organización a largo plazo.

¿Qué le hizo dar este valiente paso hacia la emprendeduría educativa?

Me uní al equipo por dos motivos. En primer lugar, me sentí inspirada por la pasión, ambición y creatividad de nuestros co-fundadores. En segundo lugar, me quedé perpleja tanto por la simplicidad como por la escalabilidad de esta solución. Desde el momento en que oí las palabras “Library For All”, supe que esta podría ser y sería una plataforma que cambiaría el mundo. Ha sido un trabajo extraordinariamente duro, construir algo desde cero, pero me ha encantado cada minuto que he dedicado y cuatro años después, nunca me lo he replanteado.

Así que ha adquirido mucha experiencia en los últimos años. ¿Qué consejo daría a los jóvenes emprendedores sociales que quieran iniciar un negocio en el campo de la educación?

El mejor consejo que puedo ofrecer es que miren con atención lo que ya existe en el mundo. Hay tanta gente brillante trabajando en ideas brillantes. Antes de comenzar una empresa completamente nueva, busque lo que ya existe y pueda ser mejorado, adaptado o escalado. Con demasiada frecuencia veo a la gente partiendo de cero y repitiendo los errores de otros o creando soluciones idénticas. El mundo es un lugar grande y hay mucho espacio para la innovación, pero la innovación no significa necesariamente tener que partir de cero. ¿Qué puedes aprender de otros? ¿Qué ideas innovadoras puedes aportar a las soluciones existentes? Recomendaría encarecidamente tener una charla honesta con usted mismo y hacerse estas preguntas antes de lanzarse a un negocio completamente nuevo.

¿Qué caracteriza a la ‘emprendeduría educativa y social’ en su opinión?

Para mí, ‘emprendeduría educativa y social’ significa ser parte de un grupo que constantemente está pensando en cómo mejorar la educación, ya sea de una manera pequeña o sísmica, ya sea mediante un acceso equitativo, mejorando la calidad, ampliando el alcance o de otras muchas maneras. En emprendeduría educativa se trata de innovar para mejorar. La parte ‘social’ trata de hacer todo esto con las personas en el centro de la innovación. No se trata de crear la próxima gran idea educativa e súper interesante en nombre de la innovación, sino de crear soluciones impactantes para los desafíos reales en el sector educativo.

Una mujer joven leyéndole a chicas curiosas.

¿Qué tendencias y desarrollos atisba para el futuro de la emprendeduría educativa?

Cada vez veo más y más entornos y productos de autoaprendizaje y enseñanza en el mercado. Herramientas que enseñan a los niños a leer, eliminando el papel del maestro; programas que enseñan a los estudiantes universitarios a codificar. El péndulo se ha movido mucho en la dirección de las aulas impulsadas por la tecnología y los programas autoguiados, lo que hace que me pregunte cuándo se va a mover el péndulo hacia atrás y si realmente lo va a hacer.

¿Cuáles son sus planes y objetivos para el 2018?

Mi gran deseo para 2018 es que nuestra biblioteca digital despegue en Ruanda. Estoy viviendo un momento crucial mientras hablamos. Me trasladé recientemente a Ruanda para impulsar nuestro plan de expansión, creando asociaciones y un equipo que nos ayudará a llegar a los 8 millones de usuarios de teléfonos inteligentes en el país. Aunque por supuesto mi equipo me apoya en NYC, estoy operando principalmente como ‘proyecto de una sola mujer’ por el momento. He estado manejando departamentos que usualmente están fuera de mi ámbito, como las  comunicaciones, el desarrollo de programas, la tecnología y el contenido. La experiencia me ha enseñado mucho. Cuando trabajamos en equipo, tendemos a caer en roles específicos y flexionamos ciertos músculos dentro de esos roles. La lección más importante que he aprendido desde que estoy aquí, es la necesidad de presionarme a misma continuamente más allá de los límites de mi puesto de trabajo y no dejar que la falta de experiencia se interponga en el camino de probar cosas nuevas.

Mi otro gran deseo es ver que los libros de las editoriales locales de Haití y Ruanda vendan su contenido en el mercado mundial. En este momento su distribución es muy limitada, pero muchos editores tienen un contenido muy interesante que sería competitivo en el mercado internacional del libro. Me gustaría que mi equipo desempeñara un papel a la hora de facilitar esta distribución para apoyar a nuestros socios editores.

Manténgase atento: En la segunda parte de la serie de blogs de emprendeduría educativa conversamos con Silvana Bonnet de Canales Asociación Civil sobre cómo facilitar el acceso de los niños sordos a la literatura y la lectura a través de videolibros en lenguaje de signos.

Acerca de “Library for All” e Isabel Sheinman

Isabel Sheinman es la Directora de Desarrollo de Negocios de Library For All (LFA), una organización sin ánimo de lucro con sede en Nueva York. Ella se unió al equipo fundador de Library for All en mayo de 2013, después de graduarse en la Universidad de Georgetown con una licenciatura en Filosofía y Psicología. Isabel diseñó la estrategia de recaudación de fondos para la organización desde la base, consiguiendo una fuerte base de donantes, embajadores y voluntarios para apoyar al equipo en la realización de su objetivo. Después de recaudar el capital inicial para Library For All a través de una exitosa campaña Kickstarter de 110.000 $, Isabel dirigió sus esfuerzos hacia la construcción de modelos de negocios sostenibles y el establecimiento de corrientes de ingresos y asociaciones en todos los sectores para apoyar el rápido crecimiento de la organización.  Isabel ha sido reconocida como ganadora de dos becas para la conferencia de SOCAP, finalista para el New York City Non-profiteer of the Year en 2015, ganadora de los 2015 Gratitude Network Awards, miembro del Points of Light Civic Accelerator y representante de la Comunidad de Formadores Globales de NYC del Foro Económico Mundial.

http://www.libraryforall.org/

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *